Consells

3 October
otoño tardor jardin con liquidambar

A la tardor adob casolà!

Hace unos días en el Facebook de Botània ya os hicimos 5 céntimos de esta propuesta pero creemos que en una época del año donde nuestro jardín comienza a quedar desnudo por la caída de las hojas, es importante que sepamos más. Y ¿a que nos estamos refiriendo? Pues nada menos que poder aprovechar las hojas caídas para convertirlas en abono y fertilizante natural. Porque ¿por qué tirar a la basura las hojas que caen de las plantas y árboles cuando las podemos reciclar?

 

Para poder convertir las hojas en abono debemos seguir una serie de pasos muy sencillos:

Colocamos las hojas en círculos y en capas de 10 centímetros aproximadamente alrededor de los árboles, plantas, flores o verduras.

Después añadimos fertilizante en polvo a estas capas para potenciar el abono.

Y finalmente lo tenemos que mezclar todo para crear humus que provoca que la tierra gane en fertilidad.

Recuerda que las hojas que antes se descomponen son las de los arbustos florales y árboles frutales, por lo que es una forma perfecta y rápida de obtener fertilizante ecológico.

Las ventajas que ofrece este abono orgánico son muchas: el suelo es más natural, tendrá más propiedades y propicia que los microorganismos se alimenten de este tipo de materia. Además también retiene la humedad del suelo.